"Una vez que hayas experimentado el placer de volar, caminarás con la mirada en el cielo, porque allí has estado y allí desearás volver siempre."

domingo, 17 de julio de 2016

Un poco de amor francés

¿Nunca te has detenido a pensar en la secuencia de los besos?
Yo si, y es algo maravilloso, que te hace sentir cosquillas en la panza aunque no seas vos la que lo esta recibiendo o dando...
Todo comienza con una mirada tímida, un poco de vergüenza y sonrisas, producto también de esa vergüenza (¿no son esas las sonrisas más lindas?). Le sigue un acercamiento lento, que te hace tensionarte un poco más, la mirada se vuelve mas seria, penetrante, y no queres despegar los ojos de esa persona. La sonrisa de vergüenza que tenías antes se desvanece y te pones seria, hasta que por fin se juntan los labios. En tu interior se encienden miles de emociones, haciéndote perder la noción del tiempo, del espacio, siendo ahora esa persona y vos, únicos en el mundo.
Empezas a jugar con el ritmo de los besos, lo profundizas más, lo haces tiernamente, mordes su labio. En un momento te detenes, lo miras a los ojos, ahora distintos, unos ojos llenos de deseos, que te hipnotizan. Volves a besarlo, acaricias su cuello, su pelo, su cara.
Los besos te consumen, hacen que te pierdas en la otra persona, que te conectes con esa persona. Y lo disfrutas, porque no sabes cuando, en que momento vas a volver a coincidir con la persona, ni si la persona va a ser la misma...

miércoles, 13 de julio de 2016

ilusa...

"Las mujeres solemos dejar un pedacito de alma en cada beso"
Y así lo siento... Después de un chape siento que dejé aunque sea un poquito de mi en el otro, y tengo la esperanza de que ese otro se quedé con ganas de más y vuelva a reclamarlo, pero nunca pasa... ilusa...
Se me queda por días, semanas, esa sensación de lo lindo que se sintió coincidir con esa persona, de lo cerca que nuestros cuerpos estuvieron, de las miradas que cruzamos, de los roces de nuestros labios. Días y noches de revivir el momento, de recordar escena por escena y tratar de buscar en alguna algo cósmico, que me de una señal de que después de eso va a haber algo más, que quizás después de eso quede alguna llamita con ganas de seguir creciendo. Ilusa...
Y es así, soy una ilusa, por armarme el cuentito y creer que las cosas van a cambiar y se van a volver increíbles, y todo va a ser un cuento de rosas con un "y comieron perdices". Pero queda ahí, atrapado en mi cabeza, siendo sólo recuerdos y otro tanto (mucho) imaginación...

lunes, 11 de julio de 2016

monotonía

Que hacer?  Como hacer para que todo cambie de una vez??
Siempre es la misma historia, un continuo hacer y deshacer, un tratar de reinventarme cada día, tratando de crear distintos "yo" para intentar mejorar o cambiar algo, pero nunca funciona...
Todo empieza siempre de la misma forma, después de una etapa oscura, de no encontrarme, de no saber que sigue o que quiero. Le sigue un cambio de actitud, un esfuerzo por poner todas mis buenas energías y positivismo para que la vida me devuelva lo mismo y cambie un poco el panorama de negación en el que me sumergi. Como termina te preguntas? De la misma forma que empezó, si así, otra vez pérdida, sin saber como seguir ni como mantener ese positivismo, encerrandome otra vez en mi, undiendome. Sin poder seguir con ese planteamiento de dejarme llevar y sólo disfrutar de pequeños momentos que traten de llenar un poco el alma...

martes, 29 de marzo de 2016

Soledad o libertad?

Hubo un momento en donde todo era oscuridad, donde no me levantaba de una situación, que ya otra me volvía a tirar al piso, donde por más que quería pensar con positivismo no podía. En esos momentos no encuentro otra solución que alejarme, de personas, de lugares, para encerrarme en mi misma. Me alejo para no afectar a nadie, con mis ataques o mis pensamientos pesimistas. Me alejo para resguardarme. Algunos lo podran llamar egoismo, yo lo llamo amor propio.
Al alejarme me encuentro en soledad, tratando de convivir conmigo misma, tratando de no torturarme con mis pensamientos e imaginación.
Al cabo del tiempo aprendí a llevar mi soledad, la que me acompaña hace tanto tiempo y que siempre había odiado. Hoy puedo decir que me siento bien conmigo misma y ya no tengo tantos conflictos. Se entenderme, se perdonarme, se mimarme cuando lo necesito y se dejarme descansar y desconectarme cuando no puedo lidiar conmigo.
Así aprendí a disfrutar de las pequeñas cosas y aprovecharlas para hacerme bien. Aprendí que me gusta batir el café para que se forme espuma, que me gusta mirar series por horas acostada y si tengo chocolate mejor, que cuando quiero puedo ser la mejor cocinera y cuando no tengo ganas me las puedo ingeniar con algo rápido y fácil. Aprendí a valorar los momentos en compañía de familia y amigos, y guardarme esas sonrisas para cuando me sintiese sola.
Vi que desde mi ventana también se ven las estrellas, descubri música nueva, baile como loca con música al azar, leí mil libros que me gustaron y otros que no, dormí desnuda sin preocuparme, me vestí y salí a comprarme un helado para mi sola sin culpa.
Pero lo más importante es que entendí que la soledad no es mala, que muchas veces la soledad significa libertad y la libertad es lo más hermoso que podemos tener y disfrutar. Por eso hoy me dedico sólo a eso, a disfrutar y que lo que tenga que venir, tarde o temprano va a venir!

sábado, 27 de febrero de 2016

Solo quedan recuerdos...

Cada vez que me acuerdo se me parte un poco más el alma en pedazos... todavía no lo creo, me niego a creerlo.
¿Por qué vos? es la preguntas que todos se hacen, y sin embargo nadie encuentra una respuesta.
¿Por qué vos, si tenias toda una vida por delante por vivir?
Quizás no te llegue a conocer del todo, no te llegue a conocer bien, a saber que pensabas, que sentías, que música te gustaba, que te inspiraba, que te hacia bien al alma o que querías seguir estudiando, que habrías querido ser en un futuro. Y quizás eso es lo que más bronca me da.
Así y todo, sin conocerte bien puedo decir que me gustabas. que me gustaba tu actitud, me gustaba tu sonrisa, tu risa, tu forma de ser, tan canchero, activo y simpático con todo el mundo. Irradiabas buena onda y belleza.
Y sin embargo hoy tengo que decir que me gustaba. ¿por qué se tuvo que convertir en pasado?
Todavía recuerdo una de las primeras veces que te cruce, en una fiesta, que sin conocernos nos llevamos tan bien. Hacías cosas para hacerme reír, y en menos de 5 minutos yo ya estaba perdida, perdida en tu risa y tu carisma, que me atraparon enseguida.
Recuerdo el primer beso, mi tan deseado beso. Levantarme a la mañana con gusto a vodka de frutilla y a tus labios, sin saber como, ni porque, pero había pasado. Recuerdo el flash de un momento haber abierto los ojos y verte tan hermoso, tan mio, aunque haya sido solo por un instante.
Hoy solo queda eso... recuerdos...
Y si bien sabia que nunca iba a ser más de eso, más de lo que fue, me gustaba el hecho de llegar a la ciudad y cruzarte en algún boliche, o por la calle y verte tan hermoso y radiante como siempre, con tu sonrisa de costado, tan particular tuyo.
Saber que ya no va a ser así, que no te voy a cruzar más, que no voy a verte en fotos, que no voy a poder admirarte más...
Hace siete meses que esto ya es así, hace siete meses que no estas físicamente, hace siete meses que te recuerdo y que pienso que si yo me siento así no me quiero imaginar como se sentirá tu familia, las personas que te rodeaban y te querían.
Y pienso en lo rara que es la vida y las vueltas que da, que un día te levanta al cielo y al otro te estampa contra el piso. Pienso en que si lo que paso esa noche fue algo que estaba predestinado a ser y que quizás me dejaría un consuelo de algo... Y la verdad es que no entiendo nada. 19 años viviendo una vida llena de "por qués?", y que seguramente sean muchos años más así...
Y te das cuenta que la felicidad son solo momentos y que nada dura para siempre, que todo lo que viene alguna vez, queramos o no, se va y nos deja en parte vacíos y en parte con una enseñanza de algo...

miércoles, 8 de enero de 2014

Mezcla de todo y nada...

El final del 2013 estuvo cargado de miles de emociones, emociones que nunca me imagine viviría tan juntas...
Fueron algunos días de felicidad, felicidad plena, donde pensaba que nada mejor me iba a pasar. Y otros donde no quería ni existir, solo quería llorar...
  Como primer punto me recibí de lo que tanto había esperado, anhelado y esforzado durante casi 10 años, me recibí de Profesora de Danzas Clásicas. Un sueño realizado, una meta cumplida, felicidad infinita...
  Al poco tiempo llego el turno de finalizar una de las etapas más importantes, la etapa de la secundaria. Miles de problemas, dificultades y demás que había vivido durante esa etapa (con compañeros, profesores o materias), ya no importaban, todo había quedado pisado y ese día tan importante había finalizado mis estudios secundarios, que tan importantes eran para la felicidad de mis padres y para el bien de mi futuro.
  Más adelante llego el turno de algo tan esperado durante todo el año, por lo que me había preparado el año entero. Viajaba a Buenos Aires a cumplir mi sueño mientras hacía lo que más amaba. Mostraba lo que mejor se hacer a otra gente, un mundo de gente, y a cuatro jurados, que nunca en mi vida había visto y ese día me estaban juzgando. Donde salimos en el 3º puesto a nivel Nacional adulto de Argentina de Reggaeton. Este viaje lo hice junto al mejor apoyo y grupo de baile, un grupo de amigos, donde todo el año nos contuvimos entre todos, en cada momento que pasamos, de felicidad, amargura y tristeza. Ese día de la competencia tenía tanto nerviosismo, pero por otro lado estaba tranquila, porque todo el esfuerzo lo había hecho durante todo el año, ese día solo me centre en disfrutar y de gozar el momento.
  Al llegar de este viaje me encontré con lo más chocante de mi vida, con lo más triste y desgarrador del mundo. Ese día una parte de mi se murió, murió de tristeza, de dolor... ese día perdí a mi abuelo, una de las personas más importantes en mi vida. La persona con la que me había criado cuando mis papas trabajaban. Ver a mi abuela, mi mamá, mi hermano, mi papá, en fin, ver a toda mi familia sufrir, llorarlo, me partió el alma. Me destrozó por completo el saber que ya no lo iba a ver más sentado en su silla de ruedas, almorzando con toda la familia en su casa. No puedo pensar en cada momento que desperdicié, donde podría haberlo abrazado más, haberle dicho cuanto lo quería, pero no podía, no podía hacerme a la idea que ya se iba acercando la despedida. Me quedo de el el recuerdo de un gran hombre, humilde, luchador, trabajador, familiero, leal y por sobre todo buena persona, que ame y voy a amar y llevar conmigo para toda la vida. Ahora el es mi guía y a cada lado que voy lo llevo conmigo.
  Esta etapa no pude cerrarla por completo, no pude hacer el duelo, no tuve tiempo a llorarlo, porque a la semana ya me estaba preparando para otro momento que había esperado por casi dos años, el día en que me iba de viaje de egresados. Un viaje lleno de todo, amigas, fiesta, alcohol, previas, boliches, chicos, amistades nuevas, coordinadores, excursiones, sol, lago, playa, pileta, locuras, cagadas, de todo. Un momento en el que pude volver a sonreír y olvidarme por un rato del mal trago que había pasado al haber perdido a un ser tan querido. Algo inolvidable que viví junto a las 5 personitas que más amo, las amigas más fieles y leales del mundo, las personitas que me cuidan y yo cuido con la vida y están en todo momento.

Hoy sin embargo, la tristeza vuelve otra vez. Hoy, a un mes de la partida de mi abuelo, vuelvo a llorar, vuelvo a extrañarlo, vuelvo a sentir ese vació que sentí cuando se fue, cuando partió, para ahora acompañarnos desde una estrella, esa estrella que ahora es mi guía. Se que siempre lo voy a llevar conmigo, se que voy a poner en practica cada una de sus enseñanzas y se que va a compartir mis momentos de felicidad y logros desde donde quiera que este.

Para siempre en mi  

miércoles, 16 de octubre de 2013

Tantas preguntas, pocas respuestas...

Hay tantas cosas que quiero entender, pero no puedo. 
¿Por qué pasan las cosas? ¿Por qué se dan así? ¿Quizás por casualidad, o causalidad?
Siempre me pasan cosas que nunca se cierran, no tienen final, quedan en el aire y yo no puedo entender porque suceden. Soy una completa convencida de que las cosas suceden por alguna razón, aunque el destino no contribuya a darme la razón de que esto es completamente así.
¿A dónde quiere llevarme mi destino con esto? ¿Seré recompensada al final?
Estoy cansada de que personas entren y salgan de mi vida como si nada. Cruzar un par de palabras, que te saquen sonrisas y que de un día para el otro se termine, como si nada y pareciese como si nunca las hubiese conocido.
Creo que también soy una persona que analiza mucho las cosas, y nunca lo dejo ser por completo, aunque me trate de convencer de dejarlo ser empiezo a pensar...
¿Por qué sera que pasan las cosas? ¿Por qué se dan de ese modo?
Espero algún día poder encontrar todas las respuestas a cada pregunta que en el pasado no pude responder y entender porque cada cosa se dio como se dio.